Esa mochila pesada

Aprender educando es una realidad, no venimos con un programa que nos enseñe a educar, educamos lo que somos y somos un embudo de todo lo que vivimos, aprendemos y escuchamos.

Cuando nos toca enseñar y educar, nos enfrentamos a un sin fin de “debo hacer” o “tengo que” sin cuestionar de dónde vienen y si me sirve en el criterio que quiero adoptar. Nos sentimos muchas veces incoherentes e incongruentes. La mochila pesa.

Aún así no nos atrevemos a bajarla de nuestros hombros y abrirla a ver qué hay. Asusta…

Un día comencé a ir sacando prejuicios de ella, mensajes que llevaba escuchando toda la vida, juicios de valor impuestos y me senté a desmenuzarlo sin piedad. En menudo lío me metí, fui cambiando poco a poco (y a veces, bruscamente) mis formas de tratar a mis hijos, de enseñar, de educar, fui cambiando lo que soy, deseché ideas que sencillamente no eran mías y empecé a construir. Sé que jamás dejaré de construir porque habrá criterios que iré modulando según circunstancias y algunos los volveré a desechar. Es un proceso evolutivo y es tremendamente personal.

Trato de educar lo que soy y soy también equivocaciones, hay que aceptarlo. Ni es buen criterio ni malo, simplemente es personal y fiel a la coherencia, intuitivo y de raiz.

La intuición que tenemos ahí escondida está en todos y cada uno de nosotros. Puedes descubrirla cuando lo decidas, es arriesgado, a veces complicado y te darás la vuelta, sin duda, pero merece la pena como nada en el mundo.

Ellos aprenderán a ser como son y a aceptar honestamente errores y aciertos, aprenderán a ser críticos y a construirse, encontrarán su propio criterio, buscarán la autenticidad en todo lo que hacen, ¿qué mejor enseñanza?

Revisar la mochila periódicamente y aligerarla es un proceso de vida.

Decídete por tí y por ellos. Puedes empezar ahora.

1307040403_6412

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Aprender educando, Auto-conocimiento. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Esa mochila pesada

  1. Isabel dijo:

    Hola Paloma primero decirte que soy seguidora de tu blog y me encanta todo lo que escribes y es mas, me ayuda a aclarar muchas veces mis ideas.
    En esta entrada me siento plenamente identificada. Con la llegada de mi hija a mi vida tambien he rebuscado en mi “mochila” y he desechado todo lo que no queria en mi vida y por supuesto en la suya, a veces con ansiedad de querer ser perfecta para ella, a veces con la certeza de que ese esfuerzo bien merece la pena. Dicen que no hay mejor forma de educar que con el ejemplo no?. Ellos son nuestro espejo donde nos miramos cada dia y por ellos y para ellos nos superamos cada dia.
    Saludos
    Isabel

    • palomamgf dijo:

      Gracias Isabel, sabiendo que te ayuda merece la pena seguir escribiendo. Educar es aprender cada día, descubrirnos, a veces con desaliento pero la mayoría de las veces con plena sarisfacción. La coherencia es, para mí, lo fundamental. Tu sentido común vale TODO.
      No dudes en contactar conmigo si puedo ayudarte de forma más personal. Mucho ánimo, sabemos hacerlo, sólo hace falta desempolvar… 🙂

      • Isabel dijo:

        Muchas gracias Paloma. Soy una estudiante de mediacion y seguiremos aprendiendo. Para mi tb es fundamental ser coherente conmigo misma y con los demas y esa coherencia me ha llevado a la mediacion.
        Seguiremos en contacto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s