El “clik” de la cuestión

Me intriga sobremanera el clik de cada persona, grupo, sociedad, cultura.

¿Qué es el clik? Yo lo defino como el momento en el cual una persoclickna deja de ver beneficioso abogar por prioridades acordes a la armonía y la paz y le trae más a cuenta satisfacer necesidades que provocan un mal ajeno. Envidia, rabia contenida, deseo de reconocimiento por encima de las libertades personales suelen ser causas habituales de este cambio de prioridades. En algún momento la persona se ha visto desprestigiada, menospreciada, desvalorada y comienza su arduo camino de demostraciones sociales de lo que su persona es capaz. De este modo, acaba olvidando quién es para centrarse en qué quiere que los demás vean. Lo que es cierto es que esta elección le proporciona un beneficio satisfactorio que le motiva a continuar por el camino elegido, como si de una droga se tratase.

Estudios antropológicos y culturales que no dejo de devorar me van conduciendo por diversas teorías sobre el comportamiento humano en distintas épocas de nuestra evolución. No hay unanimidantropolad. Si bien algunos autores mantienen que las sociedades pelean por deporte, esta teoría no parece ser muy acogida por otro sector mayoritario que mantiene que la lucha siempre es por una satisfacción de intereses materiales, de statu, de privilegios, entre otros. Yo me inclino más por esta opción, una lucha no se inicia si no existe un objetivo concreto, no por mera diversión.

Ahora bien, ¿la agresividad es innata en el ser humano? Numerosos estudios y mi opinión personal se inclinan por una respuesta afirmativa. Me cuesta admitirlo pero no me queda más remedio. Otra cosa es la violencia, que no tengo nada claro que sea natural sino adquirida como forma concreta de expresar esta agresividad. Hay evidencias de grupos ancestrales pacíficos y me quiero quedar con esta idea de momento, aunque seguiré indagando.

Todo esto me sirve para conocer y entender aquello que ha ido ocurriendo.  Pero me gusta más observar lo de hoy. Y me detengo en los niños, cuanto más pequeños, más se evidencia, que no se cuestionan derechos fundamentales ni libertades públicas y lo primero que hacen, sin enseñanza previa, cuando algo no les encaja en su perspectiva de lo coherente es agredir atentando contra la libertad del otro. No canalizan la violencia de otro modo, agreden y ya está. Nosotros, los mayores, reprimimos esta expresión de agresión. Lógico. Ellos defienden su pequeño territorio de lo suyo o de lo que entienden como justo y no reparan en más. Nosotros entendemos que lo suyo ha de respetar lo del otro o lo mío. El caso es que ellos, cuando hay un equilibrio y la fuerza empleada no produce un daño más allá de lo que  consideran soportable, no parecen censurar esta vía.

Lo que me surge de todo esta obviedad es algo más allá de lo que explico. En una pelea entre dos niños ocurren dos cosas que me hacen pensar:

1.- Desfogan su sentimiento de manera inmediata, su expresión es directa y corta, encaminada a dar por resuelto el conflicto (a su modo), sin rodeos, sin explicaciones, sin entendimiento.

2.- El grado de reconciliación es casi tan inmediato como la expresión de la ira, lo cual me deja completamente perpleja. ¿Cuándo dejamos de restaurar el vínculo con esa inmediatez y damos más importancia a mantener la situación de conflicto?

jugando

Observando, llego a conclusiones: la expresión de la ira descarga de forma efectiva el cuerpo, la tensión se libera y ya no hay ganas físicas de mantener la posición defensiva, ni la de ataque; Se evita toda explicación racional de lo ocurrido, no hay posibilidad, no hay tiempo, primero expresan y luego se explican, o tampoco; el beneficio de la reconciliación se centra en la ausencia de motivos para mantener el enfado. Y ¿por qué? Normalmente existe un motivo más potente de diversión inmediata que les hace inclinarse de forma aplastante a aprovechar el momento lúdico. Otras veces no hay una razón tal, simplemente, el momento presente en ellos es poderoso, tanto que olvidan lo anterior con una facilidad pasmosa. El cuerpo y el estado emocional se alinean coherentemente.

¿Y nosotros? ¿En qué momento perdemos la frescura del presente? Ahí está el clik  que busco… ¿Cuándo y por qué motivo empezamos a preferir, por beneficio propio, aparcar las disputas y acumular el rencor? O afrontando el conflicto en el momento, algo nos ocurre y empezamos a depositar posos, encontramos más satisfactorio arraigarnos al pasado, al recuerdo de lo ocurrido y lo que nos hizo sentir en lugar de disfrutar el momento actual con plenitud.

Creo que el dramatismo que le damos a las situaciones y el beneficio que nos produce el victimismo, puede tener algo que ver. Creo también que evitar expresar el sentimiento a tiempo real tiene mucho que ver.

Si no hubiera una educación hacia el entendimiento, resolveríamos las situaciones de manera inmediata y lógicamente el uso de la fuerza cobraría la importancia que ya conocemos. Me parece fundamental dirigir la conducta hacia la escucha y la explicación racional de versiones, sentimientos y necesidades. Pero reprimir la expresión emocional no conduce a nada bueno. No alineamos la necesidad del cuerpo con la emoción. Incoherencia.

Expresar sentimientos de ira, enfado, alegría, tristeza, sin atentar contra la libertad del otro es esencial para liberar cargas innecesarias del conflicto evitando posos que no corresponden con lo actual.

Atender al momento presente plenamente, con intensidad, evitará el apego dramático a situaciones anteriores. Recuperar esa frescura de cada instante como si fuera el primero que vivimos puede acercarnos a la visión práctica del niño.

Ambas dos son prioridades personales, sigo aprendiendo de ellos cada día, me ayudan a indagar los motivos por los que dejamos la inocencia y limpieza de mirada que ojalá no perdiéramos nunca.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Aprender educando, Gestion de conflictos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s