¿Por qué blanco si yo siento negro?

Hace frío y mi corazón arde, siento como si un pedazo de fuego untara mi piel y mis entrañas. Aún no sé por qué me comporto de este modo y se acrecientan mis ansias de dañar.

No comprendo casi nada de lo que me rodea y en cambio debo sonreír. Así lo escucho cada mañana al levantarme: “sonríe hijo, la vida es muy bonita, no estés enfadado”. ¿Por qué ha  de ser todo tan blanco si yo me siento cada vez más negro? Sé que algo no marcha bien en mi interior porque el mundo parece comportarse muy diferente a lo que yo siento. ¿O es que disimulan? ¡Qué cansado! Quizás sea eso y no me había percatado hasta ahora. ¿Por qué mamá llora y a la vez sonríe cuando sabe que estoy presente? Cuando yo tengo ganas de llorar lo hago con tanta fuerza que a menudo me mandan callar. ¿De qué se asustan tanto? Sólo son lágrimas. No lo comprendo. Quizás deba sonreír más aunque no sea lo que más deseo, las personan parecen funcionar mejor así. Pero es que a mí me quema… No, creo que seguiré enfadado como hasta ahora.

Me enfado tanto, con tanta rabia que hasta me duele expresarlo, si es que sé hacerlo. A veces pienso que no sé porque cuando lo expreso como me sale, resulta que hago daño. ¿Por qué no puedo decir lo que estoy pensando? Si te hago daño, ¿no será que no me estás entendiendo? No va contigo, ¿no lo ves? Es cosa mía. Si te lo sigflames-102873_640ues tomando como algo personal ahogarás mi grito hasta asfixiarme. Sólo necesito expresarme tal y como me habéis enseñado. Veo mucho odio en cada paso que doy y yo ¿no debo sentirlo? ¿Cómo hacer caso de bonitas palabras cuando percibo que cada uno de nosotros estamos impregnados por el mismo pedacito de fuego? Lo siento, pero no me cuadra. Escucho lo que no veo y tratáis de enseñarme aquello que contrariáis en los momentos en los que el amor debería lucir según todos los cuentos que me habéis contado.

Y yo sigo sintiendo tanto miedo que soy capaz de dañar más y más. Y sé que alguna tara tengo en mi ser porque el daño es castigado duramente. ¿Castigo? ¿Para qué? No entiendo que sigáis reprimiendo mi comportamiento sin llegar a comprenderme. Lo único que lográis es que mi rabia aumente. Me siento incomprendido por vosotros y a la vez me comprendo menos todavía. No llego a mí, sólo siento que el negro es cada vez más grande y me alejo de lo blanco. Y es una impotencia enorme verme tan distante de lo que todos me decís que es lo correcto porque cada día lo veo más irrecuperable. Ya no me siento parte de este mundo perfecto lleno de mensajes aparentes y de acciones contradictorias.

Miro al cielo con un azul tan uniforme que me asusta, tan limpio, tan mágico, su envolvente enormidad me confunde, me arropa a la vez y me dejo llevar por la absoluta maravilla que esconde lo rotundo. Es puro y así quiero que sea todo lo demás. Quisiera quedarme un ratito mácielos contemplando lo incuestionable y auténtico de aquello que no habla, sólo existe tal y como es. Yo recuerdo haber sido un niño feliz, lloraba por hambre y nadie se escandalizaba por la fuerza de mi llanto. A veces recuerdo que sólo hacía gemidos porque necesitaba el calor de unos brazos. Si no lo obtenía me enfadaba hasta que lograba calmarme en un suave mecer, podía sentir una sonrisa en mi interior y, aun sin saber exteriorizarla, sentía una conexión con el entorno que he ido perdiendo con el paso del tiempo.

A veces pienso que no soy yo el niño erróneo, a veces me dan ganas de demostrarlo, quizás todavía no. Me atrae tanto lo oscuro, quizás sea porque no disimula, porque es tal y como es, aunque sea rechazado por completo. Cuando siento esa rabia, es plena, es tal y como la siento, la exprese o no, es rotunda como el azul del cielo. Y no logro descifrar el miedo que hay detrás, no me importa, si nadie quiere ayudarme a descifrarlo, será que no debo pensar en ello. Si todos me censuran, será que soy censurable. Si nadie comprende mi dolor, será que debo callarlo.

Ya sé. Sonreiré más, esconderé lo que me aleja del cariño de los demás y de momento, hasta que aguante, seré tal y como ellos quieren que sea. Sí, eso es lo correcto. Veré blanco donde yo siento negro porque ahora sé definitivamente que mis sentimientos son defectuosos y no los expresaré más……

…..Y así fue como el niño aprendió a vivir en apariencias, así fue como se convirtió en un adulto frío, calculador, manipulador y dañino. Lo peor fue que no soportó su absoluta desconexión y, creyendo que así castigaba al mundo, se infringió el peor de los daños a sí mismo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Aprender educando y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿Por qué blanco si yo siento negro?

  1. Cecilia dijo:

    Impresionante Paloma!!! Muchas gracias por compartir tu don, plasmar en palabras esa sensibilidad y empatia, que nos ayuda a comprender. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s