Más o menos

Se me vienen a la mente las inolvidables palabras: “subestimas el poder del lado oscuro” y tengo la sensación de que esta frase es más poderosa de lo que imaginaba.

Es tan fácil, tan simple, tan cómodo caer en la trampa seductora de la “cara b” que todos acogemos dentro que asusta. Me miro a mí y a mi alrededor y a veces llego a estremecerme. El poder de lo más detestable del ser humano arrasa sin apenas darnos cuenta. Me llego a obsesionar a veces pensando que no, que somos mucho más, que no puede ser tan contaminante.

Sé que todos o casi todos tenemos una pureza que, en gran medida, desconocemos. Es  fácil ocultarla con la seductora entrega a lo más perverso. ¿Por qué es tan complejo el equilibrio? ¿Por qué cansa tanto pretenderlo? Sé que la calma y la serenidad de la luz es una recompensa innata que anhelamos cuando ya la hemos probado, es un néctar que alimenta la misma pureza y la hace más luminosa, si cabe.

Cuando notamos el placentero aguijón de la oscuridad y bebemos de su aliento, sentimos una poderosa sensación de felicidad ficticia, tanto que nubla el toque de ficción para convertirse en una adicción. Con el tiempo uno se percata de que no es real, sólo es una quimera, una obra de teatro bien construida en la que no hay público más que uno mismo,darth se desvanece toda venda y queda la soledad más aplastante que jamás hayamos imaginado.

Tú contigo mismo, ya no hay nada que demostrar, nadie que aplauda la sobre actuada escena, y todo aquello que creías cierto se desvanece quedando desnudo. La realidad misma se hace patente sin decoro alguno. Sólo quedas tú con tu mentira, sin nada más que acoja tu alma, ahora toca elegir el camino, la búsqueda de tu verdad o la desesperación más absoluta. Da igual las vidas que necesites si al final eres capaz de vivir coherente con tu momento. Es tiempo de comprender que esa aparente comodidad de búsqueda externa se convierte en la soga que te ha estado consumiendo cada día. Dar paso a la pureza es obra de una vida completa al menos, no desfallezcas porque saborear la serenidad un minuto da la fuerza para no dejar de desearla el resto de una vida.

Abandona lo que reste tu “más”, el apego a lo vano es tu venda, no discutas, está vacío, si te aferras al “menos”, te arrastrará sin piedad y el sufrimiento se hará más intenso. Todos llegamos a la desnudez antes o después, depende de ti lo que veas y en tu mano está lo que aplastes.

Al final sólo quedas tú y tú, con todo tu “más” o con todo tu “menos”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Auto-conocimiento y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s