Más no es mejor

Si lo más fuerte aplasta ya no hay entendimiento.

Hay muchas formas de más, puede parecer que alguna es inocua pero es necesario recapacitar cuando sabes que algo no estás haciendo en pro de la comprensión.

El grito se muestra obvio, es un más que duele, que resta, que aprisiona y no deja reacción. Parece mejor porque a corto plazo logra el objetivo, la imposición vuelve a vencer, el amor se esconde y el rencor del oprimido renace. Ya sabes lo que va a pasar en poco tiempo. No, no te prometas que será la última vez que lo vas a usar, es inútil la promesa del mañana si hoy no lo cambias, si no puedes detenerte en este mismo instante y volver a empezar. Mañana no cuenta ahora.

Vuelves a cerrar toda vía de amor, de tolerancia, de cooperación y la imposición es tu único argumento.

¿Y crees que saplastarólo el grito es la única forma del más? ¿De verdad piensas que no hay otras maneras encubiertas de apagar cualquier resquicio de razón? Tú sabes bien cuándo lo usas, no puedes esconderte de tu mismo juez, es tu principal verdugo, el único que te muestra la verdad.

Gritos, puñetazo en la mesa, ironía, sonrisa helada, manipulación, chantaje, castigo, hay un buen abanico y sabes bien cuál usar. Llevas tanto tiempo anulando la razón ajena que resulta sencillo.

Es ahora cuando la oportunidad se brinda ante ti, no lo pospongas, eso no resulta, ya lo has probado.

Elige lo mejor, lo más ya no funciona. Escucha su razón, sin juicios, que también vale si es honesta.

¿Y qué si no lo es? Es necesario mirar a través de la palabra y ver qué se esconde. No es fácil, solo es un hábito que puedes empezar a entrenar.

¿Y qué si lo que dice hiere? Busca su miedo, el ataque siempre esconde un grito de socorro.

¿Y qué si su motivo descuadra tus planes? Es el momento de demostrar que le respetas y que juntos podéis encontrar el punto medio a vuestras necesidades. Siempre hay salida más allá del más, es cuestión de buscarla.

¿Y qué si tan sólo tiene cinco, siete, doce años? El más es cuando menos cabida tiene. No olvides que no elegirá vivir entendiendo si no es comprendido, no sabrá respetar si es aplastado, olvidará el amor si el miedo gana.

¿Más fuerte o mejor? en tu mano está.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Aprender educando, Gestion de conflictos, Mediación y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s