Enigmas del perfil manipulador

Años de observación del perfil manipulador me lleva a una reflexión: ¿y si el manipulador no es tan estratega y consciente como pensamos y sigue siendo víctima de sus propias necesidades de aceptación y de poder?

Generalmente se describe al manipulador como una figura que capta a la víctima con halagos y estrategias de acercamiento personalizadas, previo conocimiento de sus puntos débiles, con el fin de establecer un clima de confianza para preparar su ataque punzante. Bajo este punto de vista, el comportamiento cuadra. La víctima acepta, una y otra vez, las muestras del manipulador. Cuando más confiada se siente, recibe el golpe menos esperado, la trampa que más teme y de la que no puede escapar. Poco a poco va mermando la autoestima y la indefensión aprendida acapara todas las salidas. Como el manipulador necesita reforzar su ego comprobando una y otra vez el poder de control y destrucción que tiene (estrategia que utiliza para ocultar su propia falta de seguridad), precisa una víctima aparentemente recuperada para volver a destruirla. Así parece alimentar su autoestima, aunque a modo de parche. Y su medida es la comparación con el débil.

Vemos al manipulador como un gran estratega, que no dudo que lo sea. Pero quizás sobreestimamos sus habilidades o las dotamos de una intención consciente. Es posible que se alimente de la debilidad de la víctima dependiente a través de estrategias enfocadas en sí mismo y no con ánimo de destruir a esa víctima en concreto. Si ésta logra empoderarse y recuperar su fortaleza con firmeza, si logra descifrar los motivos de su anulación y decide satisfacer ella misma sus necesidades en lugar de dejarlas en manos del otro, deja de ser un blanco útil y probablemente su verdugo acabe buscando otra presa a depredar, de modo que no se trata de nada personal con la víctima sino con su dependencia. Cualquiera que reúna sus carencias puede serle útil. El manipulador no desea compararse con alguien que le recuerde que necesita aprender de sí mismo, prefiere alguien con quien seguir desplegando sus artes y permanecer en la zona de confort.

Me pregunto si el manipulador despliega tales artes embaucadoras sólo para doblegar maquiavélicamente la voluntad de la víctima o encierra una necesidad imperiosa de sentirse primero aceptado y reconciliado con su fuente de egocentrismo. Es muy probable que el que ahora manipula fuera manipulado previamente y no es extraño que el ejecutor previo fuera una figura de gran relevancia en su vida. En mi opinión, se trata de un círculo vicioso y que la víctima, ahora manipulador, fuera dependiente de quien ejerció ese poder. La dependencia sigue anclada, de una u otra forma. Y ahora la necesidad de aceptación y complacencia continúa palpitando con fuerza.

Probablemente sea esa misma necesidad la que le encierra en este bucle insidioso. Primero necesita ser aceptado y complacer a la víctima, vuelca su dependencia en ésta y cuando capta su confianza, aplasta su voluntad para hacerla más sumisa, siendo ésta una forma de satisfacer su necesidad narcisista de poder y control. Y vuelta a empezar. Es adictivo porque el placer de la satisfacción es temporal, en una tirita que no cura.

Me cuestiono si una necesidad puede ser la causa de la otra, con el uso del poder demuestra que no precisa aceptación y una vez controlada a la víctima necesita reconciliarse de nuevo con ella para que le vuelva a ser útil. Antes de que tal aceptación cause una mínima sensación de debilidad, la necesidad de poder vuelve a escena.

A menudo, los manipuladores quedan “enganchados” a sus víctimas rehechas, pero en una sola dirección, independientemente de que busquen otras presas con las que completar el proceso y no desperdician oportunidades de quebrar cualquier grieta que detecten.

Me pregunto si desbaratando esta necesidad de aceptación, fruto de su verdadera inseguridad, podría romperse el bucle dañino.

Quizás sea un planteamiento muy simplista o puede que se trate de un bucle de repetición. Seguiré observando y tratando de descifrar el enigma que esconde para mí este perfil.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Auto-conocimiento, Gestion de conflictos y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s