¿Y si lo que creemos que es un No sólo es otra forma de SÍ?

La dualidad confunde, tendemos a filtrarlo todo por el blanco-negro, por el sí-no, etc. Parece que las cosas son de una forma determinada o de otra. Creemos que lo que es sí, es sí y lo que es no es no.

Cuando esperamos un acontecimiento positivo y ocurre de otro modo, solemos frustrarnos, entristecernos o sentimos enfado. Porque cuando esperamos que ocurra A, cualquier B es contrario a nuestra expectativa. Pocas veces pensamos que ese B puede ser otra forma de A.

Nuestro hijo deja sus estudios, un familiar fallece, suspendemos un examen de acceso a un trabajo deseado, no logramos sacar el carnet de conducir… Mil ejemplos cotidianos pueden ilustrar cientos de expectativas con las que jugamos cada día.

¿Y si eliminamos de la ecuación la expectativa? ¿Por qué tanto empeño en dirigir cada ápice de nuestras vidas o la de los demás? ¿Y si el Sí que deseamos nos lleva por un camino desdichado y el No que tememos resulta ser la mejor opción porque nos muestra una cara desconocida colmada de paz? ¿Y si dejamos de ver la B como una amenaza y la dejamos pasar como otra forma de A?

Todos son caminos alternativos. ¿Dónde está el peor o el mejor sendero? Explorar cada opción como si fuera la mejor posible en cada momento me parece una forma de vida interesante. La tristeza se apacigua y una liberación se extiende por nuestro interior.

Soltar expectativas y aceptar cada No como una nueva forma de Sí. Somos meros actores de miles de vidas entrelazadas, la nuestra no es la única. Sólo somos protagonistas de nuestra propia vida, el resto del reparto tiene lo suyo, son protagonistas de sus vidas. La vida de nuestros hijos, padres, amigos o conocidos tiene un curso lleno de Siés, Noes, blancos, negros, Aes y Bes. ¿Qué sabremos nosotros si es bueno o malo que sus acontecimientos vayan por caminos inesperados o inexplicables?

Aceptar que cada No temido es una forma distinta del Sí esperado ayuda a entender momentos de los que huimos a diario.

Siempre eliges tú.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Auto-conocimiento y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s