Todo es causa.

Ya te has dado cuenta de que el tiempo es relativo y cuando algo duele parece que todo pasa lento. Pero es el enfoque lo que hace que la realidad se ralentice. Si puedes enfocar distinto, tu realidad cambia. Y esto lo eliges tú en todo momento.

¡Claro que escuece! Permite que esté, siente el dolor y verás cómo se desvanece a medida que lo dejas ser. Llorar ayuda y la tristeza, aunque asusta, es un perfecto mecanismo que te prepara para recuperarte. No la ahogues que tiene su función y es reparadora.

Og Mandino decía “esto pasará también” y no falla. Son tres palabras que ayudan a relativizar el presente. Piensa que todo es producto de un sin fin de causalidades. Si supieras cuántas intervenciones causales han precedido al suceso que ahora duele, te darías cuenta de inmediato de que lo que pasa es perfecto tal y como es. No habría sido posible de otro modo según cómo se han desarrollado las causas.

Si tuvieras la certeza de que todo evento daña y beneficia a alguien o a uno mismo, sabrías que lo que ha sucedido, si bien te perjudica ahora mismo, también es positivo para alguien o, quien sabe, para ti misma en un futuro. Y, de no haber sucedido, estarías más alegre y tranquila hoy pero alguien sufriría la consecuencia. O quizás tú misma en un futuro.

¿Lo ves? Quién sabe lo que es bueno o malo en este momento, no imaginamos qué puede desencadenar en un futuro algo que ahora nos hace sufrir. Quién sabe si este acontecimiento es causa de un increíble suceso venidero. Si no tenemos ni idea del resultado de los sucesos al menos podemos controlar nuestra actitud y actuar con aquello que nos pasa.

¿Tristeza? Sí, deja que esté contigo hasta que decida marcharse. Mientras, coge fuerzas y decide qué hacer con esto que te pasa, cómo puedes ser partícipe de miles de causas para que las cosas sucedan. No es cuestión de buena o mala suerte, es cuestión de participar en la suerte tanto como quieras. Si quieres puedes intervenir. Si quieres puedes no hacerlo. Cualquier decisión y acción causará un efecto. Todo es causa. ¿Qué efectos surtirán?

Siempre eliges tú.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Aprender educando, Auto-conocimiento, Espacio juvenil, Gestion de conflictos y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.