Controlar no es amar

El control se disfraza de múltiples maneras, pero ninguna le otorga el título de AMOR.

Da igual que se ejerza con la pareja, con un hijo/a o con un amigo/a. Controlar no es amar, por mucha apariencia que revista.

Si controla, asfixia. La petición de explicación constante no es interés, es miedo a perder. El amor es respeto y libertad.

Si controla, anula. Conocer cada detalle de tu día no es un intento de conexión, es una forma de encerrarte en un puño, cada vez más apretado, para luego cuestionarte. El amor es confianza y vuelo.

Si controla, aturde. Interrogar no es algo aislado. Es el preámbulo del enjuiciamiento posterior. Y desarma, desnivela y descoloca. El amor es comprensión y aceptación.

Si controla, exige. Querer saber no es proteger, es una forma de conocer cómo puede exigir de ti lo que necesita para sí. Es enfermedad. El amor es sanación y no tiene expectativas de ningún tipo.

Si controla es porque puede. Quien establece límites deja de ser un blanco fácil y el controlador buscará otra presa.

Limitar es conocer tus necesidades y respetarlas para que los demás sepan hacerlo. No implica que nadie las satisfaga. La única persona responsable de cubrirlas eres tú.

Imagen original PalomaMGF

Tienes derecho a actuar sin dar explicaciones. Tienes derecho a decir “no puedo hablar ahora” o “no quiero contártelo”. Tienes derecho a respetarte y a ser libre. Tienes derecho a atender lo que necesitas en cada momento. Tienes derecho a no hacer lo que no quieres, a no ir a donde no te apetece, a no decir lo que no sientes. Tienes derecho a ser la persona que eres sin importarte quién lo aprecie o quién lo cuestione. Tienes derecho a sentir lo que sientes y a actuar en consecuencia, sin represión alguna. Tienes derecho a equivocarte y a elegir de nuevo siempre que lo necesites. Tienes derecho a divertirte como te apetezca. Y, ante todo, tienes derecho a AMARTE por encima de cualquier cosa

No puedes cambiar la mente del controlador pero sí dejar de ser su blanco.

Siempre eliges tú.

 

Esta entrada fue publicada en Aprender educando, Auto-conocimiento, Gestion de conflictos y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.