La campaña de desacreditación

Recordemos que uno de los objetivos de vida del manipulador es utilizar a sus presas para ensalzar su inflado ego y una de las herramientas que emplea es la desacreditación de sus víctimas ante cualquier foro.

Al considerarse exageradamente valioso, el manipulador necesita remarcar de forma irreal sus habilidades ante terceros ya que es un modo de compensar sus carencias. Y destruir a otros le ayuda a sobresalir de manera más potente y aplastante.

¿Y cómo desacredita a su víctima? Utilizando la mentira y el engaño. Lleva haciéndolo toda su vida, de manera que cree real lo que dice. Es una herramienta aprendida, su recurso diario, por lo que ya no distingue la realidad de sus delirios. Puede llegar a fabricar historias pasadas de forma muy elaborada y hay que ser muy hábil o conocer bien la realidad del manipulador para darse cuenta de la quimera. Construye continuas versiones alteradas en contra su presa, incluso llegando a mostrarse víctima de aquella. Y lo hace con tal seguridad y aparente veracidad que los demás llegan a creer la versión mostrada. Y la víctima va quedando sumida en un pozo cada vez más profundo.

Querida víctima: desenmascarar a tu verdugo puede resultar agotador, su herramienta está muy perfeccionada y apenas se aprecian las grietas. Hay que mirar muy de cerca para darse cuenta de que es una persona inconsistente y engañosa. La mejor defensa es huir y recuperarse emocionalmente. Cuentas con tus apoyos fieles, los demás no importan, han quedado seducidos por las argucias del manipulador, igual que tú lo estuviste, no les culpes. Su locuacidad y labia atrapa y convence, es inevitable. Es normal la rabia que sientes pero no hay venganza posible que sea efectiva. Sólo el contacto cero. El alejamiento definitivo es el arma que puede ofrecerte la mejor salida a esta situación. Reposa tus emociones y guarda todas tus fuerzas para el camino de vuelta a casa, a tu hogar donde la cordura vuelve a existir. Y si no puedes dar carpetazo a esta persona, busca ayuda para estabilizarte y reconstruirte a pesar de su presencia. Hay formas de lograrlo. Enfócate dentro y no mires afuera, porque ya se ha encargado de decorar el escenario con sus colores. Pintar encima es difícil y no queda como quieres. Deja que se marchite el color de su pincel y vuelca toda tu gama en ti.

Siempre eliges tú y, aun cuando no quedan fuerzas, puedes volver a elegir de nuevo.

Esta entrada fue publicada en Manipuladores y narcisistas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La campaña de desacreditación

  1. Pingback: Ni piensa como tú, ni siente como tú | planilandiablog

Los comentarios están cerrados.